Proyecto de Retención del Talento

Se trata de una empresa grande que ofrece servicios a sus clientes.

Los jóvenes que se van incorporando a ella entran en la escala más baja de la empresa y al final del primer año de trabajo, el superior jerárquico, les evalúa.

Del resultado de la evaluación pueden producirse una de las siguientes tres, y solo tres, decisiones:

  1. La persona sube de categoría = hacia arriba
  2. La persona sale de la empresa = hacia afuera
  3. La persona se le traslada de trabajo = hacia al lado

Se nos contrata para colaborar en la evaluación y acompañar en el proceso de cambio de una persona de interés en concreto que es joven y talentosa. Quizás un poco inmadura a ojos de su superior. El Director de la empresa nos encarga: «hay que conseguir que se quede con nosotros, pero que supere sus limitaciones y aprendan de ello los superiores».

De la evaluación de la persona se desprende que debe mejorar sus habilidades y se decide un traslado lateral. Se le comunica al interesado y éste verbaliza su enfado y dice que se merecía un aumento de categoría.

La función principal de nuestra contratación había llegado. Debíamos establecer un puente de racionalización de la decisión por parte del evaluado con el objetivo de que se quedase en la empresa un segundo año porque era interesante para la empresa y para el evaluado.

Tras un periodo de coaching del evaluado y de su nuevo superior; un mejora en los procesos de evaluación de sistema; una pequeña modificación el el sistema retributivo; y otros progresivas rectificaciones; se logró que el evaluado se quedara, madurara y lograse un aumento de categoría con grandes aportaciones a la empresa.